Cómo controlar la Ira

La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte. Séneca (2 AC-65) Filósofo latino.

La ira es una emoción básica, todos la hemos llegado a conocer y aunque no tiene en sí misma una connotación negativa, la ha llegado a tener. La ira tiene mala fama, o le hemos dado mala fama. Esto se debe no tanto a la emoción en sí, sino a lo que hacemos con ella. ¿Qué hacemos con la ira? he allí el problema.

A veces no quisiéramos ni siquiera sentirnos así, pero si somos sinceros algunas veces más que otras es difícil evitarlo. Claro, hay personas más dadas a sentirla que otras. Hay temperamentos iracundos, ya esto es un extremo que realmente se debe evitar.

Sentir ira no es algo negativo en sí, ella es un indicador de que algo está sucediendo, puede ser algo que nos afecta, daña, o hiere en cualquier manera.

Es lógico entonces pensar que las reacciones a diversas situaciones van a depender de nuestra manera de ver la vida, a las personas y a nuestro alrededor en general. Puede ser que el problema tenga solución, o no. Pero bajo cualquier circunstancia la respuesta inmediata bajo la influencia de la ira no es la mejor. Puede ser que no veamos las cosas claramente, a veces ni siquiera tenemos toda la información. Todo esto se debe considerar.

Hacer ejercicio.

Hacer ejercicio, practicar una actividad al aire libre: Hay muchos estudios que comprueban los efectos del ejercicio físico en la salud emocional.


Escuchar música.

“La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo.” Platón (427 AC-347 AC) Filósofo griego.


Llevar un diario.

A veces la ira se debe a una falta de expresión de nuestra parte, escribir nuestros sentimientos y emociones en un diario puede hacer que volquemos esa necesidad de alguna manera que a la larga nos ayudará a expresarnos, y eventualmente comprendernos a nosotros mismos.


Socializar.

Compartir con amigos hablar, reírse, pasar un rato, puede hacer que veamos nuestros problemas con otros ojos, desde otra perspectiva.


Hablar con un amigo.

En ocasiones es necesario buscar expresar nuestras emociones, más sin son negativas con una persona de confianza a la que no temamos contarle nuestras cosas, aunque la otra persona solo escuche. Esto puede ser una enorme ayuda, a veces solo necesitamos hablar.


Descansar.

Si no descansamos lo suficiente nuestro cuerpo se resentirá y estaremos de mal humor y predispuestos a reaccionar mal.

 

¿Cuándo buscar ayuda?

Cuando la ira se vuelve cotidiana, cuando el mal humor no cesa y empezamos a tener problemas con nuestros amigos, familiares, en el trabajo. Cuando esto afecta nuestra vida, puede ser que se esté empezando a sufrir de depresión, motivado tanto por razones mentales como físicas. En ese caso hay que buscar ayuda profesional para tratar de salir de esta condición.

Lo que debemos tener presente es que la ira en sí es una emoción, es un aviso acerca de nosotros mismos de que algo nos está sucediendo ya sea porque estamos percibiendo externamente una ofensa o ataque, que debemos determinar si es real o no. O ya sea porque internamente estamos afectados física o mentalmente. De nosotros depende dejarnos llevar o aplicar el autocontrol, en todo caso, buscar ayuda.

Reflexionar acerca de este tema es muy importante, no hay que dejarlo pasar sin tomar las medidas necesarias para mejorar nuestra calidad de vida y la de nuestros semejantes.

Algunos link consultados y que pueden ampliar más el tema son:

https://kidshealth.org/es/teens/deal-with-anger-esp.html

https://psicologiaymente.net/clinica/como-controlar-la-ira

Fuente de la imagen [I]

@inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *