El fluir de la vida

El árbol esta allí, donde nació, en el sitio que la tierra le permitió, un bosque, una ciudad, una grieta en la calle.

Buscará hacerse un lugar para expandirse, su naturaleza así lo pide.

Resistiendo calor, lluvias, crecerá, deshojándose en verano, sin ofrecer resistencia.

Aparentando estar muerto por fuera, la savia seguirá corriendo por dentro.

Las gamas del otoño lo vestirán completo, y el seguirá allí, esperando las condiciones, aceptando.

En todo momento fluye en él la vida, no hay algo que lo impulse a lo contrario.

Si el calor y la humedad son suficientes se vestirá otra vez de verde como cada vez y sus ramas florecerán una vez más y se agitarán al viento llevando otra vez la vida, a un bosque, una ciudad, una grieta en la calle, en la pared…

Gracias por leer.

Texto y fotos de mi autoría.

@inspiracion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *