#Reto12Votos Semana 22 | Infidelidad

Una de las cosas más desafiantes es hablar de lo que no nos gusta. Yo hubiera escogido la fidelidad. Me gustan las palabras en su esencia, así como las cosas. Me gusta hablar de lo que es, y no de lo que no es. De lo que se conserva puro y no de lo que ha sido manchado, rasgado o adulterado. Eso es la infidelidad.

Creo que es muy sencillo sentarse a escribir y vaciar en muchas palabras el dolor que esto puede causar, hay tantas canciones, poemas. Sentarse a juzgar es sencillo, así como sentarse a llorar.

Creo que este tema no debe abordarse desde un solo punto de vista sino desde varios, porque depende mucho sobre todo de la integridad de las personas. Como decía, más difícil debe ser cuestionarnos a nosotros mismos si somos fieles.

Mucho se habla de ser fiel a otro sin percatarnos de que tan fieles somos a nosotros mismos. Si ¿hacemos aquello que tanto decíamos que íbamos a hacer? ¿Realmente no hicimos aquello que juramos que nunca haríamos?

Sería fácil ser fieles a otros si en primer lugar sabemos quiénes somos, si conocemos nuestro corazón y sus grandes necesidades.

Es fácil y agradable sentirse seducido por quien recrea nuestros anhelos, por quien promete sin saber, llenar un vacío existente, o por quien parece estar llenándolo.

A veces estos espejismos o ilusiones son eso, una recreación interna que lejanamente se encuentra finalmente en el exterior, por no decir que con el tiempo termina desvaneciéndose, y la vida termina siendo igual que antes y eso sin mencionar las pérdidas que se sufren.

Pero como todos somos libres para escoger, luego de tantas advertencias, cada quien finalmente escogerá. Y cada quien deberá asumir esas consecuencias que trae la vida infiel.

Creo que lo más temible que conlleva esta vida no es el dolor ni la tristeza, sino el vacío. Quien se acostumbra a mentir se acostumbra a pensar que todo el mundo es igual de falso, igual de precario.

Las cosas más hermosas de la vida conllevan trabajo, sí. Conllevan ese esperar en el desierto a que renazcan las flores. Y esa alegría de un amor sincero, transparente, solo llegan a sentirla unos pocos, ese regocijo ese fuego en el corazón. No todos somos fieles como creemos. Ser fiel es algo muy profundo, se aprende después de haber comprendido que es mucho mejor ser uno mismo, que es mucho mejor correr el riesgo de hacer aquello que dijimos que haríamos, que nos mantendremos allí a pesar de… a pesar de. Quien es fiel termina haciendo un favor a su propia vida, termina descubriendo profundidades que de otra forma no se pueden ni llegar a acariciar.


Aquí les dejo un poema que trata de reflejar esta realidad.Se llama Huyendo, lo publique en mi blog hace tiempo.


Huyendo
 

Huyendo… se paso la vida huyendo brincando de rama en rama,
persiguiendo el verano, huyendo del otoño buscando el verde,
siempre saltando, se le fueron los años, no llego a conocer la primavera…
no supo que las ramas florecen…
no conoció el primer botón que da origen a la flor…

Primavera,
un nacimiento de vivos colores que no muchos saben:
solo llega después del frío invierno…

Gracias por leer.

La foto es de mi autoría

@inspiracion

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *