Porque Reír es gratis | Relato

Hola mis estimados amigos de Steemit. Creo que no les he dicho pero me encantan los chistes y las risas. Aunque a veces no soy muy buena contando esos chistes que me hacen reír, pero hago el intento, de todos modos el sentido del humor esta allí, bien sea para reír o para intentar hacer reír, como buena venezolana.

En esta ocasión mi querida amiga @lisfabian nos pide que contemos un chiste, un relato o cualquier cosa graciosa, para mayores detalles aquí les dejo el post.

Bueno, estuve pensando y recordé uno de tantos chistes que a veces nos contaba mi papá cuando eramos niños a mis hermanos y a mí.

Mi papá nació en un pueblito del Estado Sucre, llamado Guaraunos. Ese pueblito tiene la particularidad que en la entrada tiene el cementerio. Esto ha dado origen a muchas historias, la mayoría para asustar y espantar el sueño.

Les voy a contar una que empieza así:

 

Era un día cualquiera de regreso al pueblo, la noche había llegado y era de esas noches muy oscuras, casi no había faroles que alumbraran el camino. El hombre sabía que pronto estaría pasando muy cerca del cementerio, sintió que su corazón se aceleraba un poco, así que aligero el paso. Mientras aceleraba el paso, se le ocurrió tratar de ver un poco alrededor, tuvo la impresión de que alguien lo seguía, vio algunas figuras sin forma, se dijo tal vez son las sombras de los árboles. De repente siente unos pasos que se acercan a él desde atrás, entonces con mucho temor y casi sin ganas de mirar, voltea y atina a divisar una figura blanca sin pies ni cabeza, sin poder creerlo se espanta, y horrorizado emprende una gran carrera…

Ya cuando lleva unos minutos corriendo, para su sorpresa y horror escucha que la figura lo persigue con igual frenesí, así que continua corriendo perdiendo todo el aliento.

 

Sintiendo que ya no puede respirar entre el susto y el cansancio, se alegra de que al fin va llegando al pueblo, continua su carrera hasta llegar donde están otras personas, ya en una calle iluminada se detiene a recuperar el aliento y al voltear mira al hombre que venía detrás de él, que igual de extenuado y casi sin poder respirar, le dice -¡Oh al fin te detienes! desde que empezaste a correr me asuste tanto al no saber que sucedía que también corrí cuéntame ¿que es lo que pasó?-

El otro lo mira y le dice -¡hombre, estaba tan oscuro todo que al verte así vestido de blanco pensé que eras un fantasma!!!-

 

Bueno esta es la historia. Espero que les haya sacado una sonrisa.

Anímense a participar este es el enlace .

Ya saben, porque Reír es Gratis!!!

 

Gracias por leer.

Fuentes [I]  [II]  [III] 

@inspiracion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *