La libertad | Reflexión

 

Estos días he estado pensando mucho acerca de la libertad. La libertad personal, la libertad de pensar, de hacer, de ir y venir, de cambiar de opinión, de decidir una y otra vez, de ser uno mismo, de ser como se quiera ser.

Me pongo a pensar si ¿Acaso sabemos la importancia de ser libres? y si ¿Acaso le damos el valor que tiene este hecho? ¿Disfrutamos por completo nuestra libertad? Realmente creo que muchos ni siquiera sabemos que somos libres en tantos aspectos vitales, y ni siquiera nos ponemos a pensar en lo hermoso y lo grandioso que es todo esto.

Una de las cosas que me hacen pensar en la libertad es ver como algunas personas no se mortifican por lo que otros hagan o piensen, están muy ocupados en sus propias cosas, en sus aficiones gustos e intereses, o en sus propios problemas y no tienen tiempo para preocuparse por las formas de ser de otros. A veces me han acusado de esto, y no sé hasta que punto es un problema o una virtud dejar a los demás ser como son.

Yo creo que es una virtud pues uno puede acercarse a conocer a plenitud a la otra persona al dejarla ser como es.

En cuanto a la libertad personal casi me he convencido que es algo mental, es decir, no depende del lugar donde estés, o con quien estés. Aunque en apariencia pareciera que unas paredes pueden limitar la libertad, o que alguien con su trato o coacciones pueda limitarnos, pues esto es solo un espejismo. Las decisiones últimas pertenecen a nuestra más profundad intimidad, a ese lugar interno en el cual nadie puede penetrar a menos que le abramos las puertas… Ese lugar interno y secreto existe dentro de nosotros.


Gracias por leer.
Texto y foto de mi autoría
@inspiracion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *