#Reto12Votos Semana 14 | Describe tu momento al escribir

Desde que leí el titulo del Reto 12 votos de esta semana: Describe tu momento al escribir, me quede pensado… ¿Cómo lo explico? Debido entre otras cosas a que no tengo una rutina. De hecho soy bastante inestable escribiendo. Para abordar este tema creo que debo hablar desde dos perspectivas, la primera es: cómo concibo las ideas o los post de manera abstracta, y la segunda sería la manera práctica en la que escribo literalmente.

Cómo concibo las ideas.

Esto es lo más difícil que me he preguntado en mucho tiempo, son muchos elementos que abordar: Pensamientos, inquietudes, dudas, alegrías, penas, presente, pasado, conocimientos, experiencias. Mi mente es muy dispersa, volátil, va saltando de un lugar a otro, de una forma de sentir a otra, de una inquietud a otra, así que llevar una rutina es muy difícil y costoso para mí, ya cumplo con varias rutinas en mi vida diaria que son imprescindibles y que me hacen sentir atada, encarrilada, pero que las he aceptado y me dan una cierta seguridad. Sin embargo, escribir no es de esas rutinas, ni siquiera lo considero una rutina, aunque me cueste admitirlo. Toda mi vida desde niña, he escrito llevada por la necesidad de expresar o darle forma en palabras a algo que llevo adentro, es algo natural que hago en cualquier momento. He realizado muchos bosquejos, y malas representaciones, he quemado muchos cuadernos también, aunque dije que no volvería a hacerlo.

Fue Steemit que me enseño que realmente puedo sentarme a escribir cada día… fue haciendo comentarios que me di cuenta que las palabras pueden fluir aunque crea que no las tengo en el momento exacto.

Algunas veces las palabras yacen flotando muy por encima de mí, y debo hacer un esfuerzo por hacer que bajen.

Hay un post donde explique que escribir es difícil si no tengo la idea ya formada en mi mente, si no tengo clara la visión de lo que quiero transmitir.

Creo que escribo los textos en mi mente pero de forma abstracta, no consciente totalmente.


Mi momento de escribir… pues les diré más o menos cómo es antes de sentarme en la computadora:

Sonrisa mía fue el producto de largas cavilaciones acerca de lo que llegó a ser para mí una sonrisa. Quise reflejar de alguna manera que lo que creemos encontrar en otra persona es algo que teníamos dentro y no lo que vimos ahí afuera. Este poema una vez que lo empecé me costó mucho terminarlo, pero me gusto el final.

El Mástil Este poema fue tratando de representar una actitud interna muy real, un estado mental, emocional. Al contrario de una crítica es más bien un lamento, una esperanza de liberación.

Instrucciones para un disfraz de gente grande fue producto de una decepción que se fue transformando en un mensaje, fue la necesidad de no dejar pasar algo por alto.

En estos casos por ejemplo, trato de representar situaciones, sentimientos que me son difíciles de plasmar y busco los medios para hacerlo, es la necesidad de aclarar los pensamientos y darles una forma visible, comprensible, incluso para mí misma.

Generalmente no me voy a sentar a escribir un post de una sola vez, solamente voy armando ideas, a veces se me quedan por la mitad, otras son simples divagaciones, puede que me cueste mucho darles una forma, pero una vez que encuentro la manera solo me dejo llevar, lo dejo fluir.


La manera practica

Generalmente me siento a escribir cuando sé que no tendré interrupciones de ningún tipo, en la mañana o en cualquier momento del día, no todos los días, pero sí estaré en eso todas las semanas, un día sí y uno no, tres días sí y dos no, algo así.

Para mí es importante estar enfocada y se puede estar cayendo el mundo pero no me daré cuenta una vez que empiece a escribir, pues me abstraigo completamente y es cuando el tiempo transcurre para mí de otra manera, las horas se detienen.

La música es vital para mí, música suave, instrumental, soundtracks, o cualquier agrupación que me guste, dependiendo de cómo me sienta varío el género de la música, la escucho para concentrarme principalmente.

Algunas piezas que me gustan son por ejemplo:
Time de Hans Zimmer, Only The Winds de Ólafur Arnalds, Nuvole Bianche de Ludovico Einaudi, Into The Fray, entre otras. Tengo una lista de canciones y las voy variando.

El momento de escribir para mí es una experiencia única, por eso creo que no es una rutina como tal.

Puede ser que en días sucesivos escriba varias cosas distintas, o una sola, y luego paso una semana “sin crear nada”, solo editando lo anterior, que creo que es el proceso que más satisfacciones me ha dado, ver lo que puedo llegar a construir a partir de un texto en bruto.

A veces tengo muchos escritos sin editar ni revisar porque sencillamente no me gustaron al momento de terminarlos, o ni siquiera les encontré sentido. Otros estan por la mitad. Pero aunque suene un poco loco, hay días que retomo alguno de esos escritos, y al volver a ellos me resultan buenos, y son esos los que voy publicando.

Es raro que escriba un post y lo publique rápido, aunque sí lo puedo hacer, no es lo común.

 


Que puedo aconsejar o aportar al que desee escribir, desde mi experiencia:

Trata de ir al papel con una idea en mente o al menos un mensaje y trata de darle forma hasta el final, pero no te preocupes si no lo puedes terminar o no te gusta como quedo, ya llegará el momento de aclararlo y mejorarlo cuando menos lo esperes. Tú continuarás con otro texto, mientras este espera.

Si no encuentras un tema, detente un poco y mira en qué estas pensando, en qué fijas tu mente, puede ser algo que te guste o que te desagrade, escribe sobre eso.

Elige a una persona, joven, niño, anciano, amigo, enemigo, familiar, amante, y escríbele.

Escribe reflexiones personales sin temor a mostrarte, se auténtico.

Escribe cartas.

Escribe sobre algún descubrimiento que hiciste, una verdad o falsedad que hallaste.

Escribe desde distintos ángulos: desde el ángulo del que lanza la piedra, pero también escribe siendo la piedra, qué piensa y qué siente la piedra que es lanzada sin poder hacer nada. Rota los papeles.

Escribe desde la perspectiva de los objetos: una maleta, un barco, un caramelo, un árbol, esto es muy divertido, a mí me gusta mucho.

Escribe tus pensamientos a modo de prosa, no importa si son locuras o divagaciones.

Escribe poemas. Usa tu imaginación. Neruda decía: “La poesía no es una materia estática, sino una corriente fluida que muchas veces se escapa de las manos del propio creador. Su materia prima está hecha de elementos que son y al mismo tiempo no son, de cosas existentes e inexistentes”. (Confieso que he vivido. Edición en papel)

No esperes el momento idóneo, no esperes a las musas, a veces no llegan o están recostadas esperando a que des el primer paso. Simplemente siéntate y escribe pensando que eso no lo vas a publicar, se va a quedar por ahí para releerlo después. Es una buena técnica.

Deja reposar los textos. Cuando vayas a ellos, léelos y ve corrigiendo detalles, pero sin talarlos, no corrijas demasiado o lo deformaras, se trata de pulir no de cortar.

Confía en tu visión y piensa que es cambiante como las olas del mar. Lo que escribas hoy fue solo hoy. Mañana puedes pensar otra cosa.

No pienses en la banalidad de lo que escribes, todo es valioso.

Confía en el pacto ficcional, las personas no tienen por qué pensar si un relato es real o no. Esto lo digo porque hay personas que ante lo leído comentan: ¡Oh esto te paso? No hay porque responder esa pregunta si se respeta este pacto. Pudo haber pasado o no, se entiende por esto que es ficción. Puedes leer más acerca del pacto ficcional Aquí

No te encasilles, experimenta con las diferentes formas de expresión que tiene la literatura.


Bueno, dejándoles el mejor aporte que puedo, para concluir les digo: no temas ser auténtico, no temas mostrar tus pensamientos, sentimientos. Deshazte de los prejuicios. Huye de los lugares comunes. Como decía Oscar Wilde “Sé tú mismo, los demás lugares ya han sido ocupados”. Ni te voy a decir que no te copies porque es tan aburrido copiarse que no vale la pena ni decirlo, seguro que ya lo sabes.

Encontrarás que ser tú mismo es un viaje largo hacia la auto observación, a descubrir qué es lo que te mueve y despierta tus intereses, y saca lo mejor de ti.

Descubrirás que ser tu mismo te deslastra de todos los pesos posibles, de las posturas incomodas, y te libera, te hace libre. Y en última instancia, expresarte así te hace conocer y amar a esa persona única que eres tú. Tus palabras fluirán…

 

Gracias por leer.

Las fotos son de mi autoría
@inspiracion